Etiquetas

,

Y de repente, llega la Navidad

Ya es Navidad en… un centro comercial, así reza un eslogan que tradicionalmente todos los años, a finales del mes de octubre, marca el pistoletazo de salida para avisarnos que llega la Navidad.

Calendario de Adviento

 

Antes de que penséis que este post está escrito por una persona sin espíritu navideño y que encima disfruta amargándoselo a los demás, quiero aclararos mi postura: ¡A mí me gusta la Navidad! me encanta celebrarla, pero a su debido tiempo. Lo que me disgusta es que cuando todavía estoy recogiendo las toallas y los bañadores, cuando mi bolsa de playa, que me acompañó durante jornadas enteras de sol y diversión, y aún suelta arena, cuando todavía tengo en mi paladar el sabor a helados y sorbetes… aparezca dos meses antes la dichosa campaña. Me empalagan con turrones, mazapanes y peladillas, pasando por el inevitable anuncio del cava, los perfumes, los juguetes y ahora también hasta la Lotería. Eso es lo que no me gusta.

Y ahora que llega la Navidad, abogo por una celebración con encanto y, con razón, me preguntaréis ¿qué es eso?

¿Ir a una cabaña incomunicada donde todo esté nevado y se parezca a una  postal navideña; o subir la mejor foto a mi blog y a todas las redes sociales presentando la mesa navideña mejor decorada y con unos platos cocinados como el más prestigioso de los cocineros? porque ahora también todos vamos de expertísimos cocineros. Podéis ver el artículo sobre menús navideños que ya publicamos en este blog.

O acaso,  ¿enseñar los regalos más fabulosos que he hecho y con los que me han obsequiado?

Nada de eso amigos, yo quiero una Navidad sin prisas, sin presiones por ser el mejor anfitrión, el mejor rey mago, el más saleroso en la múltiples cenas y compromisos. Quiero que la Navidad no sea un concurso de galas y galones. Quiero disfrutarla como  la letra del popular villancico Blanca Navidad.

Y por cierto, ahora que llega la Navidad, os deseo una muy Feliz Navidad!!

Anuncios